Home > Arte > La(s) Gracia(s)

La(s) Gracia(s)

Fernando Bonete Vizcaino

Los que me conocen saben que soy persona de buen comer. Digamos que me apasiona la proximidad de las horas culinarias y me entusiasma todavía más el manejo del cubierto sobre el menú. Pero lo que de verdad me arrebata es la compañía en la que, ocasionalmente unas veces, con asiduidad en otras tantas, disfruto esos momentos de placer gastronómico. Poder compartir el auténtico y verdadero don del sustento con ese otro regalo que son los demás representa uno de los repetidos, pero más especiales momentos cotidianos, por los que no dejo de dar gracias cada día.

De forma parecida debía pensar el pintor alemán Fritz von Uhde cuando, allá por 1885, algo afligido por la indiferencia de las familias teutonas ante la dádiva del almuerzo, reivindica la importancia del acontecimiento, y lo consagra, con la misma aparición material de Cristo en la siguiente obra:

Desde luego que Uhde no fue comprendido; ni esta, ni el resto de las pinturas de su firma que abarcan la temática religiosa. Emplazado en un estilo meridiano al realismo y el incipiente impresionismo que se imponía paulatinamente en su tiempo, de fuerte costumbrismo (era gran admirador de la pintura holandesa), a Uhde se le reprochó el haber plasmado un suceso sobrenatural mediante los principios del academicismo naturalista. El propio Liebermann, tan idolatrado por nuestro pintor, dirigió una dura crítica al simbolismo de un cuadro que contradecía las directrices del realismo.

Más allá de la crítica, la verdad es que nuestro pintor pone el dedo en la llaga de sus coetáneos, y es normal que escueza. Yo también había olvidado lo que una buena comida significa, y al contemplar el cuadro, tuve que evidenciarlo por mí mismo. Porque lo que Fritz von Uhde consigue con esta obra es hacer aparecer a Cristo a la mesa de cada uno de los que la contemplamos para perpetuar el recuerdo de que cada comida es una Gracia por la que dar las gracias.

Continúa el camino...
Vincent
Breve historia de todos los que han vivido: la genética que nos une
‘Una mujer en Berlín’: memorias del subsuelo
La mujer en las artes

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar