Home > Arte > ARCO 2014

ARCO 2014

Carmen Acevedo Olivié

Un año más, ARCO nos trae nuevos artistas de todas partes del mundo y otras obras de hace cuarenta años, pero que parece que no han perdido su actualidad. Desde 1982 esta feria muestra al mercado internacional el producto artístico español, sin embargo cada vez es mayor la presencia de galerías internacionales. Algo sorprendente y ciertamente tranquilizador, porque significa que el mundo se interesa por acudir a ARCO.

Este año las propuestas han sido muy variadas, desde pintura, escultura y fotografía hasta un extra tecnológico que consigue dar una vuelta interesante a las obras. Resulta curioso que el papel haya tenido tanta presencia este año en diferentes formatos, entre las más sorprendentes el cuidadoso trabajo de Marco Maggio.

El audiovisual también se ha asentado con fuerza, incluso se ha incluido un pequeño rincón oscuro para visionar películas en The Lost. Una capsula cinematográfica que intenta recuperar los proyectos perdidos desde 1933 de la productora Die Verlorenen y terminar los guiones y storyboards que se salvaron. Este proyecto comienza en 2011 y hasta ahora intentan recuperar todo el material perdido durante el Tercer Reich.

Entre los veteranos, el recientemente fallecido (2013) Antoni Tàpies sigue presente pese a que su muerte sigue siendo una cruz clavada a las piernas del arte. Cristina García Rodero tampoco faltó a la cita. La fotógrafa española de renombre internacional nos ofrece cuatro instantáneas en blanco y negro que podríamos observar durante horas y horas y seguir sacando detalles de la más pequeña sombra. Su trabajo la han convertido en la primera miembro española y la cuarta mujer de la Agencia Magnum, un mérito que se ve claramente en esta pequeña muestra que ha llegado a los expositores de ARCO.

Por supuesto, los archiconocidos Picasso y Andy Warhol llamaron la atención de muchos visitantes; al igual que Chillida, a más de uno sorprendió con una pintura. A muchos les habrá llamado la obra de Julian Opie por su singular estilo. En efecto, les sonará de algo si han visto la película Headhunters porque el protagonista de la cinta tiene una obra de Opie en su despacho.

El juego de la perspectiva se presenta a través de obras como Paula de Jaume Piensa. Una escultura que adquiere un volumen diferente dependiendo del ángulo desde el que se observe. Fabrizio Corneli también juega, en su estilo lumínico, con un cuadro en el que baila la luz dependiendo del lugar desde que se mire. Al carro de la perspectiva se suma Cruz – Diez con Physichromie Panam 146. Una pieza única que ofrece diferente contenido al ojo a medida que te desplazas frente a ella, bombardeándote con diferentes colores escondidos tras un aparentemente tranquilo negro. La librería infinita de Nicolas Grospierre nos envuelve con sus trucos visuales que nos hace entrar en bucle prodigioso donde perderse entre tanto libro. La única pega: pobre del bibliotecario al que toque catalogar toda la colección.

Un recurso que imprime movimiento y da una vuelta a la pintura y escultura. Una vuelta que se puede dar con otras técnicas, como la tela de araña que utiliza Tomás Saraceno. Consigue un efecto realmente curioso e hipnótico, básicamente, nos ha cazado en su trampa arácnida.

Coma Berenices (2013) - Tomás Saraceno

Selección Hombre en camino | Desde la redacción de Hombre en Camino hemos seleccionado cuatro obras que esperamos poder comprar cuando nos toque la lotería en las próximas Navidades:

La primera sería el Círculo tricolor de Manuel Merida. Una obra que hipnotiza tanto como un reloj de arena y que brilla por su colorido. También las variantes monocromáticas nos gustaron, pero es que era más claro el efecto con varios colores combinados. Nuestro segundo puesto en la wish-list es Palazuelo. Su gusto por el color y sus figuras sencillas fueron un flechazo a primera vista. Sin duda alguna su Composición de 1967 o Die Somnis XXII quedarían estupendos en nuestra pared de la redacción. Y por último, Helge Leiberg. Con sus figuras dantescas y vibrantes combinadas con colores fuertes que entran por la pupila y la envuelven con fuerza, y te dejan con cara de embobado mirándolos.

Deja un comentario

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestra Política de Cookies

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar